Concurso Museo Provincial de Arte Contemporaneo. Seleccionado .2009.

“Sensatez y sentimientos”

El edificio pretende ser la demostración de un “cruce” entre la racionalidad impuesta por un programa rígido – en cuanto a dimensiones y conexiones y flexible en cuanto a usos- y la intencionalidad que debe imponer un edificio de arte “publico”.

Filtro y Diafragma.

La organización general del edificio se estructura a partir de entenderlo como una serie de filtros entre la ciudad y el mar. Perpendicular a su desarrollo longitudinal se estructuran tres clases de espacios enhebrados por dos ejes de circulaciones, uno de carácter más privado y el otro, la rampa que enfatiza el recorrido contemplativo y ascensional  de los espacio públicos, y es parte de la banda que se ubica de cara al mar. Esta incluye a su vez el lateral del micro cine que se cerrara mediante un cortinado automatizado. También incluye las escaleras , que terminan de “cincelar” el volumen de la fachada.

Luz para Mirar.

Los espacios expositivos se adaptan vertiginosamente a las vueltas de timón del arte contemporáneo. La flexibilidad arquitectónica junto con la tecnológica parece ser el rumbo.

Sin embargo, recuerdos de recintos expositivos de otras épocas, actúan como referente obligado estableciendo pautas de diseño mas allá de lo estrictamente funcional o tecnológico. En este sentido un punto particular es la luz natural. Si hay un elemento que une linealmente  los museos del pasado con los más cercanos, es el uso matizado de la luz natural.