Biblioteca Central de la UNMdP. 2008-

  • En asociacion con Dario Lemmi y Eduardo Oxarango.

    La biblioteca es una institución en crisis. Amenazada por la informática domestica, está en tiempos de transformación. Las bibliotecas deben adaptarse a una sociedad en constante cambio y sacar provecho de ser uno de los últimos refugios del saber escrito abierto a lo publico absorbiendo, a su vez, otras formas de trasmisión de la información y el conocimiento. Las bibliotecas tienen asegurado un largo futuro si son flexibles, es decir si su envolvente arquitectónica le permite adaptarse a múltiples condicionantes en un futuro que se presenta incierto ; si son colectivas , si traspasan la frontera de la unívoca relación libro-individuo a otros modos de relación mas activos ,que involucren a la lectura con la confrontación y el debate, en lugar del ensimismamiento y si son experimentales, en su relación inquietante con la ubicuidad del mundo virtual y las nuevas formas de acceso a al información. El proyecto se basa en la redefinición de la biblioteca como secuencia de bandas flexibles, de accesibilidad colectiva (donde el encuentro con el libro se da en forma directa) , y espacios continuos donde se experimente , tanto la búsqueda , la lectura y el debate de la información, tanto en lugares interiores como exteriores.