En la actualidad la vivienda masiva parece un territorio destinado a satisfacer una demanda directa en sentido solo cuantitativo. Medida siempre en cantidades, cantidades de m2 , cantidad de unidades de vivienda, cantidad de pesos x m2, cantidad de presupuesto oficial destinado a ellas, cantidad de infraestructura necesaria, mano de obra, materiales..etc.

Los avances de la cultura arquitectónica sobre el tema se manifiestan como un salto cualitativo que implica otra manera de pensar. Basada en tres aspectos : una relación con lo urbano que reescribe la ciudad no solo en un sentido espacial sino también cultural e identitario  una relación con las actividades basada en la incorporación del trabajo y el comercio como parte de una trama de complejas relaciones sociales; y una relación con la tecnología, pilar sobre el que se ha construido la mirada moderna sobre la vivienda masiva , convertido luego en un cliché” o en una ecuación donde la vivienda social es la vivienda más económica.

Sin embargo creemos que lejos de despreciar lo cuantitativo , podemos pensar la vivienda masiva como una reflexión entre la ciudad y la tecnología, que actúan como un par indisoluble a la hora de pensar desde “donde mirar” en busca de una solución que no esté teñida de lugares comunes.

Este par solo es posible de ser pensado a partir de una reflexión  proyectual, que vincule un complejo mundo de condicionantes de diverso género y que amplíe los límites del discurso sobre la vivienda masiva.

En asociacion con Maria H. Perez Maraviglia, Jerónimo Mariani, Oscar Cañadas.

Este proyecto  se encuentra en la manzana entre las avenidas Juan B. Justo,  Edison, y las calles Solís y Acha  siendo este hoy un predio vacante en tan importante sector de la ciudad. Esta zona cuenta con una inmejorable  situación en relación a sus visuales al mar y al Golf Club, y está en situación expectante respecto de los desarrollos inmobiliarios que se vienen dando a lo largo de la calle Alem y otros proyectos anteriores que consolidan esa calle como un nuevo frente de la ciudad hacia la costa.

Esta continuidad es la que el proyecto pretende consolidar articulando la relación además con los edificios de vivienda en altura del entorno inmediato. Es intención de la propuesta establecer la posibilidad de estructurar un conjunto (compuesto por 2 grupos de 4 torres de viviendas y equipamiento comercial ) que dialogue con otros edificios de gran altura de la costa marplatense como el Maral explanada, Torre de Manantiales, Hotel Sheraton, etc.  El sitio presenta una condición privilegiada a partir del abra generada por la sucesión de espacios abiertos sobre la costa como el Golf Club y el parque San Martin, con lo cual la propuesta esta beneficiada por vistas únicas que a su vez ,su desarrollo vertical no agrede el sector costero, por el contrario se define como un singular remate del espacio abierto anteriormente citado.  Se pretende así que la propuesta sea contemplativa del entorno en una escala más abarcante que la de la propia manzana.

En particular , la torre sobre Juan B. Justo y Edison,  se transforma en un hito de remate de la calle Alem , y a su vez en articulador de un nuevo paisaje hacia el sur de la ciudad. Junto a esta, la otra torre sobre Edison  forman un conjunto con un solo acceso sobre esta avenida. Estas poseen una altura de 28 pisos. El otro conjunto esta sobre la calle Solís, también con un único acceso , de genera un retiro amplio , minimizando el impacto sobre esta calle de menor escala que Edison. Estas torres bajan su altura respecto a las que se encuentran sobre Edison, en 25 y 19 pisos respectivamente acompañando el declive natural del predio hacia el mar. Además las torres presentan una alteración en su morfología que toma la altura de los edificios existentes (alrededor de 13 pisos). Hasta esta altura las viviendas tienen espacios exteriores, balcones ,terrazas, etc. en tanto que a partir de ese piso y en función de que esos espacios ya no serían de uso cotidiano ,por la incidencia del viento, las torres se reducen enfatizando su esbeltez. Entre ambos grupos de edificios y  en función de la estructuración de los espacios abiertos  de la propuesta se contempla la necesidad de articular el conjunto con un espacio público abierto (plaza) en la esquina de Solís y Edison que vincule la escala de la propuesta con el entorno inmediato sobre estas calles .

Plaza pública

Es de interés que dicho espacio se vincule con el espacio comercial abierto de la propuesta y remate en la esquina opuesta de J.B. Justo y Acha, generando una diagonal de espacios abiertos de diferentes características. Así se produce una interrelación de espacios abiertos , entre la plaza pública, la plaza comercial y la esquina de J.B. Justo y Acha, potenciando la idea de una manzana atravesable, que implique un uso peatonal intensivo ,no solo de los residentes ,sino también de los vecinos.

El conjunto se completa con espacios comerciales de baja altura , sobre Avenida Juan B. Justo, reforzando el carácter comercial de esta (incluyendo  el acceso al estacionamiento comercial ) y un local de uso específico que se accede y  caracteriza el espacio central abierto. En tanto que sobre Acha, que es de menor transito vehicular, se concentra el acceso de estacionamiento correspondiente a la residencia, y la carga y descarga del local anteriormente mencionado. Sobre la cubierta de los espacios comerciales, se generan las expansiones, terrazas, piscinas del equipamiento común correspondiente a la vivienda. Esto intenta continuar la mancha verde del Golf y utilizarlas como inmejorables miradores hacia el paisaje marino.

 

 

 

Con Florencia Vargas.

Fotografía Blackline producciones.

Un terreno mínimo (12×12) en esquina en una zona  que muta de la vivienda con suelo propio tradicional a una media densidad , tensionada por la cercanía del polo comercial de la calle Güemes.

La normativa , que viene en este caso, por detrás del impulso inmobiliario define una altura (5 pisos) que supera la capacidad edilicia del pequeño lote. La estrategia en relación a ese aspecto es forzar un piso alto de casi dos alturas de uso común como quincho que actúa como remate del edificio e incluye tanque de agua y otras instalaciones.

Así el edificio amplía su oferta de equipamiento , dejando la planta baja para el uso de estacionamiento.

La volumetría juega en el contraste con el plano “suelto” sobre la calle y envuelve el volumen más bajo donde se encuentran las 3 unidades de vivienda.

Las unidades de viviendas se consideras pequeñas casas en altura, con los siguientes aportes en ese sentido:

  • No hay hall común en la salida del ascensor ,sino que este lugar ya es propio de la vivienda (una cerradura magnética permite el uso del ascensor sin necesidad del palier común).
  • Esto permite la doble circulación, una más privada hacia los dormitorios, y otra más publica hacia el área publica, estar y comedor.
  • La cocina se considera como articulación entre estas áreas, conformando un espacio que se suma al área publica incorporando la mesa de comer a la isla de cocinar.
  • Las áreas públicas de la vivienda se proponen con grandes paños vidriados de piso a techo en tanto que los vanos que caracterizan circulaciones y cocina, ubicados sobre el filo exterior producen pequeños estantes en los antepechos, donde cada familia ubica su imaginario familiar.

La volumetría es una articulación entre los planos de fachada dejando la esquina como una sustracción donde aparecen balcones y en plan baja el acceso al hall.La primera unidad no tiene balcón, de modo que el acceso toma una doble altura exterior .

La imagen apela a planos tersos y austeros, de un monocolor que abarca todos los componentes de  la fachada, reforzando una austeridad que destaca la articulación de los volúmenes, relegando lo maquínico y lo estructural a un segundo plano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En asociación con M.Florencia Vargas.

Fotos: Federico Cairoli

Esta casa intenta construir un discurso en base a una dialéctica entre normas urbanísticas y reglamentaciones internas, aspiraciones y realidades de los usuarios a partir de una mirada arquitectónica atenta y austera.

Este entrecruzamiento de temas generan una realidad que se aleja de la ilusión del modelo de ciudad jardín. Si pensamos que el desarrollo de estos barrios cuadriplico su número en 10 años, con la consiguiente aparición de este tipo de urbanización en ciudades como Mar del Plata, donde el paradigma de ciudad jardín es una cuestión fundacional.Así la casa, a pesar de ser aislada (perímetro libre) , apuesta fuertemente a la creación de un interior resguardado por la forma de “L” de la casa, Solo unas pequeñas perforaciones controladas caracterizan los frentes a la calle , destacándose el uso de la piedra para acentuar esa disimilitud entre el interior abierto y el exterior(calles ) cerrado.

El enlace entre las decisión a nivel urbano de consolidar un tipología en L generado por un volumen en dos alturas paralelo a una de las calles y otro, en una planta, girado respecto a este , pero paralelo a la otra calle ; y la decisión de cualificar ese enlace con las cualidades expresivas de la piedra (común en esta zona) y la pureza del revoque haciendo de cada encuentro una pequeña anécdota, incorporando en pocas dosis la aparición de la estructura resistente ,que donde aparece es metálica , de sección minina.

Esta construcción pretende desarrollar un marco de relación entre el paisaje suburbano, y las necesidades y sueños de la gente que la habita. Esa relación se resume en el espacio público de la casa que es conformado como un «ojo» que mira al patio y la buena orientación, pensando en la continuidad interior-exterior como paradigma.

La materialidad constructiva es una mono piel de revoque blanco  apoyada en una basamento-muro de piedra . Este último se pliega hacia el patio interior, como un velo que integra el servicio de la casa y vuelve a penetrar en la casa atravesando la galería –parrila y entrando en el estar comedor.

Una característica particular planteada por la familia, era la indefinición del uso posterior de la casa. Tal vez casa de veraneo, casa de alquiler ocasional, o de fines de semana.  Esta indefinición en el programa se tradujo en unas pocas decisiones claras ,que el uso de la casa fuera evidente para cualquier usuario, que sus dimensiones permitieran variedades de posibilidades ,pero que a su vez su funcionalidad no se viera afectada.

El respeto a los requerimientos del cliente, compartir sus dudas y transformarlas en posibilidades es la dialéctica que esta casa busca reflejar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Con Horacio y Fernando Ovejero.

Edificio de viviendas sobre un terreno de ancho de 10 mts. Que toma la medianera vecina y se eleva hasta alcanzar el plano limite del distrito.
Ademas el edificio toma el retiro del vecino para crear un orientacion favorable de los balcones y las areas publicas de la vivienda.

Conjunto de viviendas sobre la costa atlántica ,generado a partir de un patio interior que aprovecha la pendiente del terreno para alojar equipamientos comunes.
El patio se relaciona con la playa a través de una ventana de tres niveles.

Remodelacion en el ultimo de un edificio de viviendas en altura.
El programa debía contar con una vivienda de dos dormitorios y un espacio de estudio con entrada independiente.
Se ocupa una terraza que a modo de volumen de vidrio caracteriza el área publica de la vivienda.
En ambos extremos se deja un lugar de comer exterior y parrilla y en el otro una expansión del sector de estudio.

 

 

 

 

En asociacion con Mabel Solla y Horacio Ovejero.

Ya se recorrieron prácticamente 25 anos de historia de la vida en barrios cerrados. Si bien la mayoría de lo escrito circula entorno a las desiciones urbanísticas que le dieron carácter, y la evolución de nuestros modos de habitar que le dieron sentido.

Muy poco se habla de la arquitectura que allí se produce, mas allá de destacados ejemplos o de la producción media de arquitectura residencial.

Es en esa franja media done esta casa intenta construir un discurso en base a una dialéctica entre normas urbanísticas e internas, aspiraciones y realidades de los usuarios y una mirada arquitectónica atenta y austera.

Este entrecruzamiento de temas generan una realidad que se aleja de la ilusion reflejada en un modelo de marketing que legitimiza el modelo de ciudad jardín cerrada como el unico posible para el desarrollo de la vida familiar.

Si pensamos que el desarrollo de estos barrios cuadriplico su número en 10 años sobre todo en el cordón satélite de la ciudad de Buenos Aires, con la consiguiente aparición de este tipo de urbanización en ciudades como Mar del Plata de muy diferente escala y entorno ,donde el paradigma de ciudad jardín es una cuestión fundacional.

De la paradoja surgida de un modelo urbanistico que atrae por su contacto con la naturaleza y expulsa por su falta de sentido comunitario y de complejidad urbana, se nutre las decisiones básicas de proyecto.

Así la casa ,a a pesar de ser aislada (perímetro libre) , apuesta fuertemente a la relación frente fondo , de modo de no generar visuales que comprometan la relación con los vecinos (apenas separados por los retiros de 3,15mts.). Solo unas pequeñas perforaciones controladas caracterizan los laterales, destacándose la ventana a nivel de suelo del hogar.

Se establece » un pacto de silencio» en la fachada, contrapuesto a un interior.

  • Esta casa es un reciclaje de un tipico chalet marplatense. La fachada se respeta y un plano que involucra el nuevo acceso y la terraza del frente es el unico gesto que advierte de la nueva intervencion. En el interior solamente rastros de la vieja construccion (como las cabriadas del techo de teja) se dejan a modo de señales del paso del tiempo ,contraponiendose a la ueva intervencion dominada por amplios ventanales el color blanco, y el caledoscopio naranja que forma la pared del vidrio de los nucleos sanitarios.

    Fotos: Eduardo Errecalde.

    Federico Cairoli.

 

 

 

En un pequeño departamento se optimizan los lugares de guardado discriminando áreas de uso en función de su relación con el equipamiento fijo proyectado.
Se incorpora la pequeña cocina como una extensión visual del ambiente principal a través de la unificación del equipamiento.
Una columna existente da pie a envolverla en un mueble que esconde una mesa de comer, estudiar con vista al exterior , y otros lugares de guardado que en momento se convierten en sobrio plano de madera que se contrapone al otro mueble ubicado en el pared opuesta que de color blanco.